cabecera

Una Reflexión

escrito el 17 octubre en Otros por

Llevo tiempo observando en restaurantes, entre mis amigas, en la calle, etc… que cada vez tenemos más instrumentos para comunicarnos entre nosotros, pero que sin embargo estamos perdiendo en el camino otras muchas cosas como las relaciones personales, el tú a tú.

Cuando voy a restaurantes descubro que tenemos problemas porque en vez de comer tranquilamente y conversar con tu marido, amiga o compañera de trabajo, estamos pendientes de los whatsapp o de los emails y eso hace que le restemos atención a nuestro acompañante, lo cual puede ponerle bastante de los nervios.

Esta reflexión la tuvo mi marido antes que yo, cuando en una cena romántica yo no dejaba de enviarme mensajitos con una amiga hasta colmar su paciencia. Él me dijo: Te parecería bien que yo te hiciera lo que tu me estás haciendo, me siento como un imbécil.
Eso que me dijo en vez de enfadarme me hizo pensar, y la verdad es que tenía toda la razón, sin darme cuenta había cogido una costumbre muy fea. Cuando estábamos cenando como todas las noches en familia y alguien me llamaba, no tenía ningún pudor en levantarme de la mesa a mitad de la cena dejando plantados a todos y me iba a hablar por teléfono, no cinco minutos si no una hora. Y si alguien me enviaba un mensaje tenía que responder en ese mismo momento, todos los mensajes e emails me parecían tan importantes que tenía que contestar enseguida.
Os tengo que confesar que ya no lo hago porque cuando estoy con mi familia quiero estar por ellos, creo que se merecen toda mi atención y no que esté dispersa pensando en lo que me han escrito.

Quizás es por esto que ahora observo y me doy cuenta de que la gran mayoría de la gente hacemos lo mismo. Ayer mismo estaba con dos amigas, habíamos quedado para comer y cuando nos quisimos dar cuenta estábamos las tres chateando o con los whatsapp, de repente nos miramos y nos pusimos a reír. ¿Qué estábamos haciendo? Habíamos quedado para hablar y la verdad es que no hablamos de nada, se nos pasó el tiempo con los mensajes.

El día que llegue a Milán en plena cena fui testigo de una pelea entre una pareja ¡¡brutal!! ella le estaba gritando como una loca porque su novio no dejaba el móvil. Al final ella se marchó dejando a su novio plantado y a todo el restaurante pendiente de ellos.
Pero no solo pude ver como esa pareja terminaba, en el aeropuerto estuve observando a dos chicos que estaban sentados comiendo, estuve bastante rato al lado de ellos, en todo ese tiempo no se dijeron ni una palabra. Uno de los chicos estaba con el móvil y el ordenador y el otro con el móvil, hasta los fotografié para demostraros que es muy común ver estas situaciones en la actualidad. En cualquier sitio al que voy observo lo mismo, ya no quedamos como antes, ahora enviamos mensajes o emails para ver como están nuestros amigos o parientes, ahora no tenemos tiempo para felicitar a una amiga, mejor le enviamos un whatsapp, hemos quedado con alguien y llegamos tarde ¿qué hacemos? le enviamos un mensaje y arreglado.

Cada vez me doy más cuenta, disponemos de mucha tecnología pero estamos perdiendo lo más bonito, el comunicarnos de tú a tú sin ninguna maquina de por medio.
Por otro lado pensad en la cantidad de parejas que se separan porque encuentran en el móvil de su marido mensajes cariñosos de otra persona. ¿Quién no ha cotilleado el móvil de su pareja alguna vez?. Amigas pensad que estas cosas cuando no teníamos móviles no ocurrían.

Por cierto os dejo que reflexionéis sobre esto que tengo que enviarle un email a mi socia, jajaja.

4 Comentarios

  • Laura.L dice:

    Totalmente de acuerdo con esto!Me ha pasado muchísimas veces con mis compañeras de piso, nos podíamos pasar toda la noche sin ver la tele y sin hablarnos mientras estábamos con el whatsapp….

  • Sofia ventura dice:

    Amiga tienes toda la razón todo lo que cuentas es cierto a mi me ocurre, como tu dices tenemos demasiadas tecnologías… Este artículo de verdad es muy importante para que todos pensemos, muchas gracias por tus consejos, creo que este es súper importante.

  • cristina dice:

    Si, la verdad es que en vez de llamar, usamos con la excusa de no molestar… mandamos un whatsap, esto es un horror.

    yo tengo que poner coto a esta práctica. Ahora que lo dices Beatiz, es verdad que hay que poner límites.

    Voy a hacer como tú, porque la familia y las amistades nos tienen que importar y para eso lo tenemos que demostrar.

Escribe un Comentario